Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

HIFU

¿Qué es el HIFU?
El tratamiento HIFU consiste en la aplicación de un haz de ultrasonido de alta frecuencia y alta energía para producir destrucción celular o necrosis de las células mediante elevación de la temperatura (ablación térmica). Con la particularidad de que los tejidos colindantes no quedan afectados. Se trata de una técnica no invasiva con todas las ventajas que conlleva para el paciente y el equipo médico.

A pesar de ser una terapia reciente en el campo de la estética, su origen data de los años 50 en los Estados Unidos, donde se hicieron los primeros ensayos, para luego ser incorporada en la medicina a principio de los 90.

Fue en Francia en el año 2002 que se empleó el HIFU en un equipo para tratar adiposidad localizada y celulitis, mientras que en el 2008 los EEUU comenzaron a desarrollar un aparato que emita HIFU para la flacidez facial.
HIFU
¿Cómo se aplica?
Los aparatos de HIFU en estética emiten energía ultrasónica de forma concentrada en un haz de luz, del mismo modo que una lupa con los rayos del sol, pero sin causar daño alguno a los tejidos.
Aumenta la temperatura de la zona tratada a unos 65° a 70°, y gracias al sistema visual del ultrasonido que localiza el calor desde 1 mm a 4.5 mm(de la epidermis al sistema muscular superficial), se pueden conseguir miles de puntos de coagulación muy precisos a diferentes profundidades.
Esto da comienzo al proceso de neocolagénesis (remodelación del colágeno), por el cual los tejidos comienzan a repararse, mejorando notablemente la apariencia de la piel desde la primera sesión. Con el avance del tratamiento, se consigue el deseado estiramiento y firmeza del tejido.
Beneficios
- Es apropiado para todo tipo de pieles, no causa lesiones y las molestias son casi imperceptibles.
- Se puede utilizar en cualquier época del año, ya que no es fotosensibilizante.
- Al emplear ultrasonidos de más de 3 Mhz, no se corre el riesgo de dañar tejidos adyacentes.
- Esta tecnología ofrece mejores resultados que la radiofrecuencia, provoca la contracción inmediata de la piel, neocolagénesis y elastogénesis a medio plazo; a la vez que incide en todos los estratos de la piel (epidermis, dermis superficial, dermis profunda y masa muscular superficial).
- Es una alternativa con resultados casi idénticos a los procedimientos quirúrgicos, elimina arrugas en contorno de ojos, boca y frente, a la vez que realiza un efecto de tensado mejorando el ovalo facial (tratamiento también conocido como HIFU Facial)
- Minimiza los signos de envejecimiento de la piel gracias a la regeneración de colágeno y elastina, con resultados iguales a los que se pueden obtener de forma invasiva con aplicaciones de colágeno sintético y ácido hialurónico.
- Tiene la capacidad de destruir de forma permanente los adipocitos, por lo que es sumamente efectivo en lipodistrofias importantes de abdomen, brazos, glúteos, piernas y cintura. Por otro lado, previene la aparición de flacidez post reducción de contorno corporal.
- Es uno de los pocos tratamientos estéticos que requiere de escasas sesiones, como regla general se necesitan entre 2 a 3 aplicaciones para conseguir el resultado deseado.
Containdicaciones
No se puede aplicar HIFU en caso de:

- Heridas abiertas o lesiones en el área del tratamiento.
- Acné severo o quístico en la zona a tratar.
- Pacientes con implantes activos (marcapasos).
- No se debe aplicar HIFU directamente sobre un queloide existente.
- Pacientes sometidos bajo tratamiento con anticoagulantes.
- No hay que aplicar HIFU sobre la glándula tiroides, cartílago tiroides y tráquea; vasos sanguíneos principales; tejido mamario ni implantes de mama.
- Embarazadas o en período de lactancia.
- Niños.
- Pacientes con trastornos hemorrágicos o con disfunción hemostática.
- Personas con enfermedades sistémicas activas o cutáneas que puedan alterar la cicatrización.
- Pacientes con herpes simple.
- Personas con enfermedades autoinmunes.
- Diabéticos.
- Epilépticos.
- Pacientes con parálisis de Bell.
HIFU
Posibles efectos secundarios de la aplicación
- Eritema en la zona tratada. Se va a las dos horas.
- Edema leve después del tratamiento, que desaparece pasadas unas 3 a 72 horas.
- Dolor durante el procedimiento, y molestias posteriores que se van en un período de 2 horas a 2 días.
- Hematomas leves causados por la rotura de los vasos sanguíneos del tejido blando. Se disipan en un periodo de 2 días a 2 semanas después de la aplicación.
- Hormigueo transitorio.

El sistema HIFU es el único en el mundo que ha sido aprobado por la FDA (Food and Drug Administration) para lifting facial de cejas, región submentoniana y cuello. Es la alterativa más efectiva a la cirugía clásica, no es invasivo y respeta todas las capas de piel, como tejidos circundantes de la zona a tratar.
Es la opción más acertada para personas con flacidez que prefieren procedimientos que les garanticen una apariencia natural, que no delate la intervención de la ciencia.
Preguntas frecuentes
El sistema HIFU, respeta por completo las capas superficiales de la piel, epidermis, convirtiéndose en un tratamiento no invasivo y sin período de recuperación. Al contrario, es una técnica de tratamiento alternativa a la cirugía clásica.
La concentración en alta intensidad ultrasónica , produce la retracción inmediata del tejido, produciendo un efecto tensor, que gracias a la estimulación natural de fibroblasto permite mantener durante un largo tiempo el efecto de reafirmación. Es una opción de proceso natural de regeneración del tejido a personas que no quieran someterse a intervenciones quirúrgicas.
Los láseres suelen abordar cuestiones en las capas superficiales de la piel (por ejemplo, líneas finas, arrugas, cambios de pigmentación). HIFU se ocupa de la capa profunda de la piel y la capa fundamental abordada en cirugía estética que levanta y presta soporte a la piel. Por lo tanto, las dos tecnologías son bastante complementarias!. Por otro lado los sistema de rejuvenecimiento láser más profundos, son tecnologías invasivas y agreden al tejido, necesitando un período de cura y convalecencia.
Un tratamiento facial completo oscila entre 45 y 60 minutos, en función del área a tratar. Una vez finalizada la sesión, el paciente puede realizar su actividad cotidiana. El enrojecimiento y cualquier efecto producido desaparece a las pocas horas del tratamiento.
Un buen candidato para el HIFU es una persona en la que su piel tiene un aspecto “relajado” hasta el punto de verse, y con frecuencia sentirla, menos firme. Una línea que baja de las cejas o flacidez de la piel en los párpados, por ejemplo, son a menudo el primer signo de envejecimiento de la piel. Por lo general, las personas de 30 años en adelante que tengan, de leve a moderada laxitud de la piel, son los candidatos. También hay personas más jóvenes que quieren mantener el tejido saludable, así como los que buscan prolongar los efectos de la cirugía estética.
Desde la primera sesión, el paciente notará el resultado. Tensado inicial, mejora de la densidad del tejido, será uno de los primeros “síntomas” del tratamiento. El colágeno tendrá un tiempo de re estructuración aproximado de 21 días, cumplido este tiempo, la cantidad de colágeno regenerado irá en aumento. El resultado completo se ve a los 2-3 meses, y con buenas expectativas de resultados a largo plazo, incluso después de 6 meses.
Suscribirse Suscribete a nuestra Newsletter