Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

Microblading y Microshading

¿Qué es el microblading?
Las cejas han adquirido un gran protagonismo en el maquillaje en los últimos años porque su forma puede afectar mucho a la imagen del rostro, para bien y para mal; sin embargo, por exceso de depilación, cicatrices, falta de asimetría, o ausencia de pelo en algunas zonas o por completo, ya sea por genética o a consecuencia de tratamientos de quimioterapia o alopecia, muchas personas no se sienten a gusto con ellas. En estos casos, o simplemente si no deseas maquillártelas cada día, existe una técnica de tatuaje semipermanente, el microblading, que corrige la forma y el relleno de las cejas y les da un aspecto muy natural.
Microblading y Microshading
Esta técnica tiene su origen en el tebori, el tradicional tatuaje japonés, y se realiza con una herramienta parecida a un bisturí biselado que contiene hasta 14 agujas, unas tres veces más finas que las que se utilizan para la micropigmentación o los tatuajes. Con ellas se insertan los pigmentos líquidos en la parte más superficial de la epidermis, trazándolos como si de un pelo se tratase para dar a las cejas un aspecto más natural. Como se realiza a mano alzada es muy importante la habilidad del profesional que lo ejecuta, pues el resultado final dependerá de su pericia.
Microblading y Microshading
Ventajas del microblading
El microblading es una buena opción si quieres probar a modificar tus cejas, tanto de tamaño, como de espesor o forma, de manera natural. Este tratamiento se realiza pelo a pelo y es temporal, pues al estar tatuado sobre la epidermis dura entre uno y dos años. Es un método apto para mujeres y hombres, sea cual sea su tono de piel.

Los pigmentos que se utilizan en el microblading están elaborados con base mineral, por lo que son hipoalergénicos, lo que reduce el riesgo de provocar alergias. Además, los colores se pueden mezclar para obtener el tono exacto que más se adecúa a cada persona, asegurando el aspecto natural de sus nuevas cejas.
Microblading y Microshading
Y la gran ventaja es que no tendrás que maquillarte las cejas cada día, y podrás disfrutar de una mirada marcada, diseñada siempre en relación a las facciones de tu cara. Por otro lado, también es una buena opción para comprobar el aspecto que ofrece tu rostro con unas cejas diferentes sin que el cambio sea definitivo, pues con el tiempo acabará desapareciendo por completo.
Inconvenientes del microblading
Esta técnica por sí misma tiene muy pocos inconvenientes; sin embargo, hay que tener en cuenta algunas situaciones especiales en las que no se recomienda realizar el microblading. Estos casos son: embarazo, alergia a los pigmentos, antecedentes de queloides (crecimiento excesivo de tejido cicatrizante), si padeces diabetes, hemofilia o hepatitis, o si se están tomando medicamentos anticoagulantes. Además, se recomienda consultar con el médico antes de realizarse esta técnica de tatuaje semipermanente.

Es importante acudir a centros especializados y que dispongan de personal cualificado, pues para conseguir un aspecto natural debe realizarse de una manera meticulosa, incidiendo la cantidad justa en la piel con las agujas, midiendo bien para que las cejas resulten armónicas, y haciendo una buena mezcla de pigmentos para conseguir el tono más adecuado para cada persona.
Suscribirse Suscribete a nuestra Newsletter